Usted no está habilitado para ver este blog

Conteste la siguiente pregunta para ingresar.

El nombre de este blog al comienzo era (en minúscula):


 

Si desea ingresar y no conoce la respuesta, envíeme un mail a martin.b.ludwig@gmail.com(incluso si es anónimo). Si, por otra parte, ud. sabe hacer algo más con la computadora que leer mails, probablemente ni necesite esa ayuda.

SUPERFICIALIDAD

"Sólo los superficiales no juzgan según las apariencias"

jueves, junio 21, 2012

Diario XV

Martín Ludwig (21/6/2011): "Los tiempos más fríos, oscuros y sin vida se corresponden con el pausado alargamiento de los días. El invierno es una lenta metáfora del duelo."

sábado, junio 09, 2012

Diario XIV

Martín Ludwig (sin fecha): "La filosofía usualmente llamada continental no es más que una axiomática cuyos postulados son la tradición y cuyas reglas de transformación usualmente no son deductivas".

jueves, mayo 17, 2012

Diario XIII

Martín Ludwig (13/X/2011): "Barthes: Suele decirse que, a través de su labor progresiva, el duelo va borrando lentamente el dolor; no podía, no puedo creerlo; pues, para mí, el Tiempo elimina la emoción de la pérdida (no lloro), nada más. Para el resto, todo permanece inmóvil. Me permito extender algo ese párrafo perfecto: el dolor es el mismo, sólo que nos hemos habituado a él; forma parte presente de nuestros días pero ya sin atención, como los síntomas de una enfermedad crónica. Somos, también, la suma de nuestras cicatrices."

sábado, mayo 12, 2012

Nota IV

Martín Ludwig (nota encontrada en The Road de Cormac McCarthy): "Sospecho que antiguamente la realización -la Bildung- suponía una carrera entre dos variables antagónicas: las propias capacidades y la muerte natural. Hoy, que la vida ha sido artificialmente prolongada, en muchos sujetos ese enfrentamiento ha mutado y el último factor dejó su lugar a uno cuya importancia antes era opacada por aquél: la propia capacidad autodestructiva, que actúa progresivamente a la manera de un tumor eidético. La pregunta, para esos seres, ya no es si se logrará hacer lo que se deseaba antes de la muerte sino, en cambio, si se lo conseguirá antes de que ellos terminen de despojarse a sí mismos de las capacidades para hacerlo".

viernes, mayo 11, 2012

Nota III

Martín Ludwig (nota encontrada en una fotocopia de El niño proletario de Lamborghini): "Frente al desprecio ajeno, veo que las reacciones habituales se bifurcan. Un primer grupo decide espejarse en el rechazante y desdeñarlo a su vez, ya sea enfocando su atención en los defectos de éste, ya sea inventando algunos a su gusto; de este modo, se dice, conjura el desagrado que produce el rechazo. Otro grupo opta por sufrir y decide no desvirtuar al rechazante, a veces porque la imagen completa de éste no amerita la injuria, a veces porque es incapaz de reconocer las flaquezas en el otro. Suele decirse que los primeros reaccionan sanamente y los segundos de modo patológico, pero pareciera que los últimos se ubican en una mejor posición para ser epistemológicamente menos carenciados. De cualquier modo, si bien da la sensación que la sabiduría -como es habitual- radica en la indiferencia, nadie puede negarle a Jesús de Nazaret el haber pergeñado con su truco del amor universalis un astuto punto medio: el de la condescendencia sin desdén."

jueves, mayo 03, 2012

Nota II

Martín Ludwig (nota encontrada entre las hojas de Las once mil vergas de Apollinaire): "creo que hay gente que confunde la depresión con su incapacidad de resignarse durante ciertos períodos a lo mediocre de sus propias emociones".

Nota I

Martín Ludwig (en una hoja suelta en el tomo I de Obras de Copi): "si el lenguaje tuviera un cuerpo, si mi lenguaje tuviera un cuerpo, le metería todo lo que escribí bien en el orto".

jueves, abril 26, 2012

Diario XII

Martín Ludwig (1/IX/2011): "¿Cómo soltar lo perdido? Por lo menos puedo lamentarlo. De dejarlo ir, queda un cráter: el sensato pero inviable acto de perder hasta la pérdida".

[Lo acabo de modificar después de investigar de nuevo el cuaderno. A veces es difícil entender entre todas las tachaduras.]

Recuerdo

Hoy pensaba en esta entrada de Ludwig.

domingo, marzo 25, 2012

Diario XI

Martín Ludwig (sin fecha): "No es inusual que cada tanto el remordimiento me persiga durante toda una jornada por haber compartido, en esos momentos de esperanza respecto de los vínculos interpersonales, alguna información acerca de mí mismo que usualmente no habría compartido. El remordimiento es un hecho. Como tal, exige una explicación y me encuentro a menudo en la duda de si la causa de esta fricción en las vísceras debe ser adjudicada al contenido de lo comunicado -esto es, a algo relativo a cierta parte de quién soy que por lo general no quiero mostrar- o, en cambio, a la cantidad de virtud existente en el mundo que ofició de interlocutor".

viernes, marzo 16, 2012

Fragmentos I

Martín Ludwig (sin fecha): "No había abierto los ojos cuando la escuchó entrar al departamento. Todavía no llegaba a recordar que ella le había devuelto la llaves hace algo más de medio año. Algunos segundos más tarde, pudo ver, a través de la extraña construcción que formaban la colcha y las sábanas, las piernas de ella entrando a la habitación. Ninguno de los dos dijo nada. Por la luz, pudo saber que eran alrededor de las ocho de la mañana. Bordeó la cama hasta el lado en el cual él dormía (nunca ocupaba el lugar que había quedado vacío de la cama). Sintió el colchón curvarse y supo que ella se había sentado a su lado. Esperó el contacto, esperó el sonido de su voz. Su cuerpo supo estar condicionado a esos estímulos y ahora reaccionaba en un movimiento de espera, en una intención pasiva totalmente nítida; el automatismo de su propio cuerpo no dejaba de sorprenderlo. La voz llegó. Era un sonido suave, ligeramente ronco, pausado. Le preguntó qué había pasado este tiempo. Él todavía no quería descorrer las sábanas.

Pocos minutos más tarde despertó. Eran las ocho de la mañana y luz era exactamente igual a la del sueño."

martes, marzo 06, 2012

Diario X

Martín Ludwig (24/VII/2010): "Así como la frase que caracteriza a Tony Montana es yo siempre digo la verdad, incluso cuando miento, la frase que me corresponde es yo siempre estoy triste, incluso cuando soy feliz".

sábado, febrero 25, 2012

Diario IX

Martín Ludwig (25/VIII/2011): "No entiendo por qué, pero recién pensé que todo esto es como una metáfora al revés y no sé qué quise decir, pero sé que dije algo".

martes, febrero 07, 2012

Diario VIII

Martín Ludwig (sin fecha, entre el 5 y el 9/IX/2011): "Si es cierto que al soñar con la muerte de alguien le alargamos la vida, mi viejo ya es inmortal".

martes, enero 24, 2012

Diario VII

Martín Ludwig (4/X/2010): "Hoy es uno de esos días donde no me abandona la sensación de estar viviendo una novela. No porque algo particular suceda: es sólo que en la sucesión y repetición de imágenes, de olores y sonidos, de rostros y cuerpos, los elementos resuenan de tal modo que armonizan al igual que las diferentes voces de una música y, al hacerlo, se produce cierto extraño modo del sentido. En la novela, como en el sueño, el sentido es interno".

lunes, diciembre 19, 2011

Diario VI

Ésta es vieja. Martín Ludwig (22/7/2010): "Parece que todos acuerdan en que el problema del paranoico concierne a sus hábitos de atribuciones. Es imposible, creo, negar este diagnóstico. Sin embargo, difiero con el resto de las personas en lo que respecta a qué es lo que el paranoico atribuye infundadamente: en la opinión general, son pensamientos, intenciones o actos. En la mía, es una capacidad intelectual para la maldad que, las más de las veces, está completamente ausente en el sujeto de atribución".

jueves, diciembre 15, 2011

Diario V

Martín Ludwig (7/X/2011): "En el curso de mis interacciones con quienes, según todos los aspectos perceptibles, constituyen esa extraña red de necesidades que llamamos amigos, cada vez me sucede con más fuerza que me veo sumido en un extrañamiento muy particular: el de no poder reconocerme en la persona que estoy siendo con ellos. En esas transiciones confusas, volvemos a ser dos desconocidos, con toda la fricción e incomodidad de esos primeros gateos del afecto. De tanto en tanto, retorna mi personaje habitual y reconozco en el otro la calma que lo conocido nos suele producir. Es por eso que terminé limitando los encuentros a lo mínimo: nunca sé qué persona les voy a poder ofrecer cada vez."

jueves, diciembre 08, 2011

Diario IV

Martín Ludwig (9/IX/2011): "Ayer hablaba con un amigo y le decía que en toda elección hay un aspecto irracional, un salto de fe hacia el vacío delineado por la configuración de universos ficticios de nuestros anhelos; que por eso hay algo psicótico en el duelo de una pareja cuyo final es abrupto: hay que reemplazar un mundo infundado con otro y ese cambio no pueden ser gradual, porque ambos son inconmensurables -no existe ninguna ratio común a ambos- como para permitir la coexistencia implicada por la gradualidad. Él me acusó de excesivamente lógico, dijo que había una racionalidad en las elecciones, pero que esa racionalidad no era la de mis algoritmos y mis tablas de verdad. En el momento no supe qué contestar, pero mientras volvía a mi casa (odio cuando uno encuentra la respuesta tarde) no pude dejar de pensar que, de tener él razón, finalmente es el lógico el que cree que hay un mundo más allá de la lógica; ellos, los sensibles, los bleeding hearts que no ven a las cosas como un frío haz de propiedades, en su afán de dotar al mundo de magias, terminan atribuyéndole racionalidad a todo y, al hacerlo, trivializan el concepto".

martes, diciembre 06, 2011

Diario III

Martín Ludwig (3/XI/2011): "Una de las propiedades más singulares de esa particular combinación de elementos que se denomina vulgarmente amor es que es capaz de la curiosa alquimia de convertir el antes ansiado estado de promiscuidad y hedonismo en algo a lo cual uno arriba con resignación."

martes, noviembre 29, 2011

Diario II

Esta entrada de su diario se me hace incomprensible, dado lo que ya es obvio. Martín Ludwig (2/X/2011): "el deseo de morir forma parte de una constelación de ilusiones propias de nuestro modo errado de ver las cosas. Absolutamente nada divide la realidad del modo tajante y absurdo que nuestra mente quiere imponerle: uno nunca es tan imbécil como dice, ni tan inteligente; uno nunca está tan solo, ni realmente acompañado; nunca la tristeza nos derriba con la pasión que el relato quería imprimirle, ni la felicidad nos lleva al lugar que imaginábamos; nunca nadie nos amó como queríamos ni nos odió como creemos; nunca amamos del todo y nunca fuimos tan indiferentes como quisimos (la verdadera indiferencia es inapreciable, por supuesto). Nunca nada se define cabalmente. El deseo de morir, que busca constituir al ausente más allá de la frontera de lo vivo de modo lapidario (nunca más apropiada la palabra), no elude esta pretensión estéril: jamás nada muere del todo, como la metafísica del sentido -que persevera en los otros- nos demuestra. Para el momento en el cual uno realmente muere, nadie de los que podría notarlo está ya ahí: la verdadera muerte no existe para nadie".

jueves, noviembre 24, 2011

Diario I

Martín Ludwig, en uno de sus diarios (5/XI/2011): "yo no tengo la fuerza para corregir mis textos ni para defenderlos de las críticas que les hacen mis amigos escritores; pero eso es lo de menos: mucha menos fuerza tengo para defenderlos de las mías, que me persiguen como si fueran la estela que inevitablemente deja cada palabra. Escribir es un ejercicio de la resistencia (Jorge Panesi)".

lunes, noviembre 21, 2011

In Memoriam Martín Ludwig

Como ya la mayoría de ustedes saben, hace casi catorce días Martín tomó la lamentable decisión de quitarse la vida. Poco puedo decir al respecto de esto.

Entre sus voluntades, dejó una serie de instrucciones; algunas de ellas refieren a ciertos materiales de este blog y me fueron encomendadas. En el próximo tiempo, los informaré de cuánto éxito logré en dichas tareas.

Milton

martes, noviembre 08, 2011

Martín Ludwig - última entrada de "Superficialidad"

Yo, Martín Ludwig, desde tu corazón digo a todos que muero.
Amé la soledad, la heroica perduración de toda fe,
el ocio donde crecen animales extraños y plantas fabulosas,
la sombra de un gran tiempo que pasó entre misterios y entre alucinaciones,
y también el pequeño temblor de las bujías en el anochecer.
Mi historia está en mis manos y en las manos con que otros las tatuaron.
De mi estadía quedan las magias y los ritos,
unas fechas gastadas por el soplo de un despiadado amor,
la humareda distante de la casa donde nunca estuvimos,
y unos gestos dispersos entre los gestos de otros que no me conocieron.
Lo demás aún se cumple en el olvido,
aún labra la desdicha en el rostro de aquello que se buscaba en mí igual que en un espejo de sonrientes praderas,
y al que tú verás extrañamente ajeno:
mi propio aparecido condenado a mi forma de este mundo.
Él hubiera querido guardarme en el desdén o en el orgullo,
en un último instante fulmíneo como el rayo,
no en el túmulo incierto donde alzo todavía la voz ronca y llorada
entre los remolinos de tu corazón.
No. Esta muerte no tiene descanso ni grandeza.
No puedo estar mirándola por primera vez durante tanto tiempo.
Pero debo seguir muriendo hasta tu muerte
porque soy tu testigo ante una ley más honda y más oscura que los cambiantes sueños,
allá, donde escribimos la sentencia:
“Ellos han muerto ya.
Se habían elegido por castigo y perdón, por cielo y por infierno.
Son ahora una mancha de humedad en las paredes del primer aposento”.

Estadísticas

Es raro: incluso en estos últimos años, sin comentarios casi, los sistemas de estadísticas me daban una extraña información de las visitas. Gente que volvía, diariamente en muchos casos, pero que en este tiempo jamás dijo nada. Son casi amigos, reconocibles por sus sistemas operativos, sus navegadores y sus resoluciones de pantalla (dicho sea de paso, ¿quién corno tiene una resolución de pantalla de 1400 x 1050?). Con sus IP etiquetadas. Y, por supuesto, con su silencio.

Superficialidad - Selected Works Vol 4 (2011)

Bueno, hoy -que se cumplen 6 años de la primera entrada- se termina este blog. No habrá nuevas.

Sigo acá con lo realizado en

Selección III
Selección II
Selección I

Este año compite entre los más desdeñables de mi vida adulta. Las entradas están completamente a su altura (y de la vagancia que lo acompañó, porque si en la selección anterior hablé de la influencia de los estados de facebook, estas entradas directamente son tweets; a nadie debe extrañar que las dos más largas correspondan a textos de hace diez años).


2011

  1. Resurrección
  2. Texto recuperado
  3. Nicolino Locche
  4. Epitafio
  5. Dasein
  6. No hay
  7. Layers
  8. De un cuaderno viejo

domingo, noviembre 06, 2011

Pliegues

Y entonces comienza a reaparecer quién se era, escondido largo tiempo tras los pliegues de la autocompasión.

jueves, noviembre 03, 2011

Ojo

Lo de la entrada anterior y la otra es posta. Digo, no crea que es un ejercicio raro de no sé qué modo de lo retorcido.

Por ejemplo

Uno de esos tres decía: lo que no me queda claro es si ella me dejó por otro porque yo fui sistemáticamente infiel o si yo fui sistemáticamente infiel porque sabía que ella me iba a dejar por otro.

(Ver comment por venir.)

Amor

Recién miraba a tres personas y no podía creer lo idiotas que eran. Créanme que era realmente increíble. De inmediato pensé: deberían ser mis amigos.

Superficialidad - Selected Works Vol 3 (2009-2010)

Bueno, continuando con este post y éste, va la selección de los terceros dos años. Facebook hizo muy mal en mi vida, las entradas cada vez se fueron pareciendo más a estados. Lo cual, ahora que lo pienso, quizás no es tan terrible: si es cierto que lo bueno y breve dos veces bueno, lo malo y breve, por lo menos breve.

Falta la del año en curso. No sé si ésa saldrá o no. Demasiada cercanía.

2010
  1. Precisión sobre una analogía
  2. Nuevas definiciones
  3. Against the present, the present tense
  4. Tiernísimo
  5. ETS
  6. Paradojas, memoria, deseos
  7. Otra topología
  8. La lluvia (otra vez)

2009
  1. 02
  2. Trilema de las emociones
  3. Voyeur
  4. Sobre la justicia
  5. Alta reflexión (I)
  6. Cicatrices II
  7. Un amigo

Fans